Acupuntura y Bienestar

 El Tai Chi  o Tai Chi Chuan es una filosofía de vida, una forma y actitud de comprender la Naturaleza y el entorno, nos ayuda a mejorar nuestra relación con los demás y con nosotros mismos.

Su práctica conlleva beneficios que, al combinar diferentes movimientos, nos ayudan a mejorar sensiblemente nuestro bienestar general y calidad de vida.
 

Tai Chi: Salud y Longevidad

El Tai Chi, según la Medicina Tradicional China, es esencial para evitar y prevenir las enfermedades. En algunos textos antiguos se decía que si un pueblo estaba sano, era un pueblo productivo, es por ello que se consideraba un elemento imprescindible en la vida y desarrollo de los pueblos y la responsabilidad de que eso ocurriese era de los Médicos y Acupuntores, los que se preocupaban de que todos estuviesen sanos.

Para conocer un poco más debemos considerar los siguientes conceptos:

Mente y concentración. El Tai Chi no debe practicarse, según sus grandes maestros, de manera automática o mecánica, como si recitáramos el alfabeto mientras la mente está en otro lugar. Se trata de un conjunto de movimientos armónicos donde la mente tiene una activa participación, con el fin de ir perfeccionando cada paso.

Suavidad y ligereza. En la práctica de Tai Chi, el cuerpo debe estar firme, estable y fuerte para poder realizar los movimientos de forma suave, continua, con ligereza y fluidez; dando la sensación de que no hace falta ningún esfuerzo para realizarlos. La mente en todo momento está alerta y activa. Los movimientos del Tai Chi son circulares, formando arcos y espirales lo que contribuye a conservar la energía, a crear seguridad y a relajar cuerpo, mente y espíritu.

Fuerza y movimiento. Durante la práctica de los ejercicios y movimientos, los músculos nunca llegan a tensarse al máximo. La cantidad de esfuerzo y tensión utilizados depende completamente de lo que se requiera en la posición o en el movimiento mismo. Los músculos comparten ese esfuerzo de una manera natural, aplicando lo necesario para realizar el movimiento.

Equilibrio. Elemento esencial en la práctica de Tai Chi. A través del control de cada movimiento, los músculos y las articulaciones se refuerzan. Un equilibrio corporal produce de manera natural una postura correcta y aligera los movimientos. El equilibrio físico también contribuye a la estabilidad mental y emocional.

Fluidez. El Movimiento en Tai Chi es continuo y fluido. Cada unidad de movimiento, cada paso que realizamos en las formas, está encadenado al siguiente sin una pausa visible. La serenidad y la ligereza se manifiestan en esa fluidez. La resistencia aumenta a medida que se desarrolla la capacidad de mantener esa continuidad.

Lentitud. Se trata de un ejercicio lento y armónico, la respiración debe ser natural. La lentitud ayuda a desarrollar la paciencia y la fuerza. Esto no quiere decir que el Tai Chi no tenga cambios ni sea dinámico o más enérgico. Los cambios delicados en la fuerza, la quietud y la actividad se alternan constantemente a lo largo del ejercicio. La variación en el flujo dinámico produce flexibilidad y resistencia en quien lo practica.

Diversidad. Las energías dispersas en el cuerpo provocan las enfermedades cuando las mismas circulan de una manera desordenada y caótica o se encuentran estancadas. El Tai Chi ayuda a sentir, a unificar y a movilizar esas energías. La Medicina Tradicional China atribuye las enfermedades a un desequilibrio debido al estancamiento de esas energías y para conseguir que vuelvan a su cauce natural hay que regular los excesos e insuficiencias. Esta energía se mueve a través de los canales sanguíneos y canales energéticos (meridianos).

El Tai Chi es uno de los ejercicios más completos para prevenir las enfermedades manteniendo un cuerpo sano y equilibrado, pero a la vez es una excelente terapia para recuperar el flujo energético y, por supuesto, la salud y equilibrios perdidos.


El Tai Chi es una búsqueda de armonía y equilibrio espiritual, emocional, mental y físico que se va perfeccionando sin cesar, es un proceso de aprendizaje continuo acerca de uno mismo. En otras palabras, es un conjunto de movimientos corporales destinados a canalizar la energía vital, a fin de mantener una buena salud y alcanzar la longevidad mediante:

  • Control y equilibrio de nuestras energías.
  • Fortalecimiento de cuerpo y mente.
  • Respiración consciente.
  • Concentración
  • Movimientos continuos y armónicos.
  • Técnicas de relajación y meditación.


Para ello:

  • Ejercita y fortalece todo el cuerpo (músculos, articulaciones, órganos internos...).
  • Desarrolla la armonía gestual y la agilidad corporal (reflejos y flexibilidad).
  • Da vitalidad física y mental.
  • Corrige malos hábitos posturales.
  • Reduce el estrés y la ansiedad.



Existen varios estilos de Tai Chi, los principales son:

  • Tai chi chuan estilo Yang (de Yang Luchan)
  • Tai chi chuan estilo Chen (de Chen Wangting)
  • Tai chi chuan estilo Sun (de Sun Lutang)
  • Tai chi chuan estilode Wu Jianquan
  • Tai chi chuan estilo  de Wu Yuxiang


Existen varios estilos, aunque cada familia fue formando un estilo personal en el tiempo, con características propias. Es por ello que encontraremos otras casas o escuelas con estilos propios en todo el mundo. Pero lo importante es que las bases del Tai Chi Chuan son las mismas: “la búsqueda del equilibrio interno a través de una forma y filosofía de vida llena de armonía y sabiduría”.