Acupuntura y Bienestar

Desde los principios de su historia, los chinos han observado la naturaleza y el universo. Gracias  a ello, se dieron cuenta de que todo estaba relacionado y de que cada suceso tenía su contrario.

El Yin y el Yang

De esta observación de la naturaleza y sus ciclos, surge la idea de los opuestos complementarios, a los que llamarían Yin y Yang. Dos “fuerzas” que eran opuestas, sin hacerse una oposición total, sino más bien relativa, y que al fin y al cabo resultaban ser complementarias, fuerzas que se mantenían en continuo movimiento y actuaban una sobre la otra, no pudiendo existir la una sin la otra.

En su origen se entiende el Yang como el lado donde los rayos del sol inciden sobre la montaña, en definitiva con la luz y el sol. Al Yin se le relacionaba con el lado sombreado, la sombra y la luna.

Yin y Yang están presentes en todas las cosas, estos dos polos opuestos forman parte de todos los seres y de todos los cambios que se producen en el Universo, de su interacción surge todo lo existente (frío y calor, exterior e interior, movimiento y reposo), también es posible observar su presencia e interacción en todas las manifestaciones.

Crecimiento y decrecimiento, evolución del Yin Yang

El Yin y el Yang en oposición, evolucionan atravesando procesos de alternancia donde se suceden fenómenos de crecimiento, decrecimiento y transformación. Cuando una persona se encuentra bien y todo es normal desde un punto de vista de la salud y bienestar, quiere decir que durante esos procesos de alternancia el equilibrio entre las dos “fuerzas” se mantiene dentro de los parámetros adecuados, ya sea en vacío o plenitud.


Como primer ejemplo, desde una visión fisiológica, en la Medicina Tradicional China se encuentra muy presente la relación entre Qi o energía vital (Yang) y la Sangre o Xue (Yin), y cómo una forma parte de la otra, siendo inseparables y dependientes entre sí.


Esa es una de las razones por las que su constante presencia es utilizada para relacionar órganos, explicar funciones, hacer distinciones anatómicas, explicar afecciones energéticas, hacer diagnosis y finalmente encontrar el tratamiento adecuado.


Tras hacernos una idea de cómo el concepto de el Yin y el Yang está presente y nos ayuda en cada una de las etapas por las que transita la medicina china, es oportuno citar los ocho patrones principales que hay que saber distinguir.


Yin/Yang
Interior/Exterior
Insuficiencia/Exceso
Frío/Calor

Gracias a esta división en cuatro parejas, se obtiene una visión mucho más clara a la hora de identificar signos y síntomas, dejando cada vez más atrás lo que en un principio podía resultar demasiado abstracto y arbitrario.

Ya teniendo una visión clara de este concepto, veremos que, dentro de la filosofía china, no todo queda ahí (aunque la mayor parte del trabajo ya está realizada), sino que, para poder completar el análisis y observación de cada persona y establecer el tratamiento a seguir, veremos cómo cada argumento lo llevamos al plano de la "Teoría de los Cinco Elementos", en donde cada órgano y víscera se verán estrechamente relacionados  basándose en estos patrones.  

Acupuntura a domicilio